Cómo llevar qué, The Three of Us

El vestido de lunares

El estampado más español de todos se presenta este año en versiones menos folclóricas; vestidos de estilo victoriano con cuellos altos y mangas abullonadas, tamaño mínimo, colores suaves que lo convierten en opciones románticas y etéreas o en versión pop con lunares de gran tamaño y colores chillones. En cualquier caso, se aleja de su versión más obvia y se plantea como alternativa a los brillos y el terciopelo esta Navidad.

¿Un añadido? Es la mejor baza para triunfar como invitada (Inés Domecq y su vestido azul de lunares negros…puro amor).

TOPOS_0009
TOPOS_0006

TOPOS_0008
TOPOS_0010

TOPOS_0011

TOPOS_0014

TOPOS_0017

TOPOS_0018
TOPOS_0020

TOPOS_0021

TOPOS_0022

TOPOS_0023

TOPOS_0024

TOPOS_0025

TOPOS_0026

TOPOS_0027

TOPOS_0028

TOPOS_0029

Patri lleva vestido de María Escoté, bolso de Antonio García y sandalias de Zara. Yo llevo vestido de Massimo Dutti, zapatos de Pura López, estola y bolso de Zara y pendientes antiguos de la tienda Lullaby (Barcelona).

Cómo llevar qué, The Three of Us

La blazer de cuadros

Lo que más me gusta del otoño

  • El ‘pumpking latte’ de Starbucks
  • La calle Zurbano llena de hojas secas
  • Lucir el tobillo sin necesidad (aún) de calcetines
  • Ver llover desde el sofá, a través de la cristalera de mi salón.La mantita de borrego con la que me cubro entonces
  • Usar abrigos con camisas, sin jerseys ni mil capas de por medio
  • El cielo de Madrid al atardecer, cuando subes por Argüelles
  • Llevar la chaqueta de mi padre
  • Los cuadros, la pata de gallo y el caqui. Creerme un lord inglés.
  • Escuchar ‘The Autum Leaves’, de Sinatra. Y la versión de Charles Aznavour.
  • Empezar en bucle con todos los melancólicos de la ‘chanson fraçaise’
  • Leer libros tristes; como ‘Las chicas’, ‘Lolita’, o ‘En el café de la juventud perdida’.
  • Acordarme de que tengo que volver a París.
  • Volver a París.

Cuadros_0002
Cuadros_0008

Cuadros_0009
Cuadros_0012
Cuadros_0014

Cuadros_0015

Cuadros_0016
Cuadros_0018

Cuadros_0025
Cuadros_0027

Cuadros_0024
Cuadros_0030

Cuadros_0031
Cuadros_0035

Cuadros_0036

Cuadros_0021

Cuadros_0037
Cuadros_0039

Cuadros_0040

Patri lleva total look de Zara, boina antigua que compró en el mercado de Fuencarral y pulsera con ‘charms’ de Agata. Yo llevo chaqueta de hombre (vintage), vaqueros premamá de H&M, zapatos de Lolita Blu, camisa de Zara y cesta de La Cestería de Gretel.

Inspiration

Las primeras ‘it girls’ de la historia (II)

Continuación de Las primeras it girls de la historia (I)

Hubo un tiempo anterior a Chiara Ferragni y Olivia Palermo. Antes incluso que Jane Bikin, Audrey Hepburn o Françoise Hardy. Las primeras revolucionarias de la moda se atrevían a llevar pantalones cuando era objeto de mofa, a lucir transparencias y a renunciar al corsé…

Mata Hari

1486760715-mata-hari

Fué uno de los muchos seudónimos de la misteriosa bailarina neerlandesa, que actuaba casi desnuda pero lo tapaba todo cuando se trataba de sus pechos.  Al igual que la bailarina Isadora Duncan, ejercía una gran influencia en la moda. Actuaban descalzas, con ropas sueltas y cubiertas apenas por velos. Ambas contribuirían a la liberación del cuerpo de la mujer, y su renuncia por fin al corsé.

Margaretha Geertruida Zelle (1876-1917)  se vio condenada a morir a los 41 años ante un pelotón de fusilamiento en el castillo de Vincennes, acusada de espía, algo que ella siempre negó. Se dice que mantuvo su coquetería hasta en el momento de morir, en el que vistió con sus mejores galas: traje de dos piezas, blusa escotada, un abrigo azul de capa, guantes y medias. Y en un último momento, cubrió sus cabellos con un sombrero de tres picos. Todo antes de morir fusilada, siempre con gran dignididad: “¡Ramera sí, espía nunca!”-fueron sus palabras. Y sobre su mala reputación ha habido intentos de limpiar su nombre, como la estudiosa Julie Wheelwright, que en su libro Mata Hari y el mito de la mujer en el espionaje afirma que “ se acostó con hombres por dinero, después de que su exmarido se negara a pagar la manutención de su hija, y ella perdiera la custodia”.

Colette

colette

Una vehemente defensora de todos los placeres corporales, que se mostró interesada por ambos sexos por igual. Colette (1873-1954) probó todos los modos de vida, tras ser engañada por su primer esposo, se inclinó por las mujeres y por la vida en el escenario .En 1909 escribió una novela con su nombre, y se hizo famosa de forma repentina. Volvió a casarse dos veces, la última con un hombre más joven que ella. Todas sus experiencias sexuales y vitales, así como las inquietudes que muchas mujeres no se atrevían a verbalizar, las volcó en sus best seller. Fue pionera en vestir ropa de hombre y actuar semidesnuda en los escenarios.

Se dice que el que el ‘cuello Claudine’ o el que en España conocemos como cuello bebé (redondo y normalmente blanco, que cierra camisas de mujer o niño/a) se debe al personaje de su novela Claudine en la escuela, una chica que cuenta sus aventuras amorosas durante su adolescencia.

*Puedes leer la primera parte en Las primeras it girls de la historia (I)

*Bibliografía:

150 años de moda, Fullman.

Mata Hari, La espía que lo perdió todo, El País.

Mata Hari y el mito de la mujer en el espionaje, de Julie Wheelwright.

The Three of Us

Maxipendientes y minibolsos, la nueva proporción (II)

Como ya hablamos en ‘Maxipendientes y minibolsos‘, los accesorios han invertido su proporción. Se acabó ir a cuestas con el ‘shopping bag’, bolsos se reducen al mínimo aunque crece su complejidad en bordados, pedrería y barroquismo en general. Por otra parte, la sombra de los años 80s sigue siendo alargada y los pendientes han dejado de ser minimalistas y sencillos para transformarse en llamativos, recargados y ‘oversize’.

Hoy, lo hemos puesto en práctica en The Three of Us, y éste es el resultado.
TOU_pendientes_0002

TOU_pendientes_0005

TOU_pendientes_0007

TOU_pendientes_0009

Pendientes de Suma Cruz y bolso de Uterqüe.

TOU_pendientes_0010

TOU_pendientes_0011
TOU_pendientes_0014

Patri lleva pendientes de Uterqüe y bolsito de Sfera.

TOU_pendientes_0019

TOU_pendientes_0020

Pendientes de Junco Jewells, anillo de Bimba y Lola, bolso de Primark.

TOU_pendientes_0021

TOU_pendientes_0022

Patri lleva pendientes de metacrilato de Lausset y riñonera de Zara. 

TOU_pendientes_0028

TOU_pendientes_0029

Pendientes de Uterqüe, bolsito de Byville Sevilla.

TOU_pendientes_0030

TOU_pendientes_0032

Pendientes de Suma Cruz.

TOU_pendientes_0035

TOU_pendientes_0036

TOU_pendientes_0038

Patri lleva bolso de Malababa y pendientes de Suma Cruz.

TOU_pendientes_0042

TOU_pendientes_0043

Bolso de Malababa.

TOU_pendientes_0045

TOU_pendientes_0046

TOU_pendientes_0048

Patri lleva pendientes de Bimba y Lola y cartera de Miu Miu.

TOU_pendientes_0052

TOU_pendientes_0053

TOU_pendientes_0055

Pendientes artesanales del Zoco de María Luisa (Sevilla). Bolso de Blanco.

TOU_pendientes_0057

TOU_pendientes_0060

TOU_pendientes_0059

Pendientes de strass y bolso de metacrilato, de Zara.

Inspiration

El vestido más importante de mi vida (II)

Y por fin vimos el resultado. Tras las últimas pruebas y arreglos para que la falda estuviera perfecta, una semana antes de la fecha de la boda por fin pude llevarme mi vestido a casa.

El 16 de septiembre llegué al Palacio de Villapanés, donde pasaría mi última noche de soltera, junto a mi madre.

ANA&ALVARO_0008

ANA&ALVARO_0011

ANA&ALVARO_0077

ANA&ALVARO_0009

Coloqué algunos objetos en mi habitación, mi agenda de la novia que tanto me había ayudado, las fotos que me acompañaban y, por supuesto, el vestido. Ahí colgado en el portón de la habitación 213 parecía aún más delicado y precioso.

ANA&ALVARO_0044

No quise que fuera blanco del todo, no sé porqué en mi cabeza siempre lo imaginaba plata, así que buscamos el satén fino perlado para el top y la falda que iría debajo del encaje.

ANA&ALVARO_0030

ANA&ALVARO_0043

Creo que el vestido se construyó en función de los zapatos, y no al revés. Siempre había soñado con tener los Hangisi, de Manolo Blahnik. Mi padre quiso regalármelos cuando terminé mis estudios pero entonces pensé que quería un regalo más ‘académico’, algo que me diera suerte en mi carrera profesional y le dije, “espera a cuando me case”. Y, aunque el tenía intención de regalármelos, el novio se adelantó en nuestra pedida.

ANA&ALVARO_0065

Lo cierto es que me dolían desde que me los probé… salvo el día de la boda. Como si pisara las nubes, aguanté con ellos hasta el final.

ANA&ALVARO_0010

Desde el principio la idea fue completar el vestido con un velo de mantilla, pero en el último momento, vimos que quitaba protagonismo a la falda. Recordé esa frase de Chanel de ‘antes de salir de casa, quítate uno o dos accesorios’ y decidí llevar simplemente la tiara de la familia del novio. Era espectacular y lucía por sí sola.

La otra joya fueron unos brillantes de mi tía abuela, unidos a unas preciosas perlas y, por supuesto, mi anillo de pedida.

ANA&ALVARO_0016

El  toque final lo ponían estos mitones de tul de Cortana. Mi ramo y el de los pajes fue obra de Leo Campos.

ANA&ALVARO_0175

ANA&ALVARO_0045

Del maquillaje se encargó Quino Amador, y del pelo Alvaro Torres
ANA&ALVARO_0046

ANA&ALVARO_0047

ANA&ALVARO_0048

ANA&ALVARO_1325

ANA&ALVARO_1345

ANA&ALVARO_1344

También se ocuparon de mi madre y mi hermana, que se vistieron conmigo.

ANA&ALVARO_1330

Esta foto de los momentos previos es una de mis favoritas…

ANA&ALVARO_1348

Quería que el pelo me quedara muy natural, como lo llevo yo a diario, incluso pensé en llevarlo suelto con ese efecto ‘sin peinar’ mío, pero Alvaro y Quino me recomendaron darle algo de forma para estar a la altura de la tiara.

ANA&ALVARO_1351

ANA&ALVARO_1354

Mi madre iba vestida de Ralph Lauren y mi hermana de Etxart & Panno, pero a eso ya le dedicaré un capítulo en el próximo post de invitadas.

ANA&ALVARO_1455

ANA&ALVARO_0154

ANA&ALVARO_0097

ANA&ALVARO_0101

ANA&ALVARO_1392

ANA&ALVARO_1402

ANA&ALVARO_1481

ANA&ALVARO_1482

ANA&ALVARO_1484

ANA&ALVARO_0169

ANA&ALVARO_0182

ANA&ALVARO_0184
ANA&ALVARO_0194

ANA&ALVARO_0195
ANA&ALVARO_0210

ANA&ALVARO_0211
ANA&ALVARO_0214

ANA&ALVARO_0215

ANA&ALVARO_0216

ANA&ALVARO_0222

ANA&ALVARO_0220

ANA&ALVARO_0227

ANA&ALVARO_0230

Recuerdo que no tuve consciencia del tiempo hasta que le pregunté a Sara qué hora era. “La una menos cinco”, me contestó. Faltaban cinco minutos para pasar por el altar. Ahí, en ese momento, me llené de nervios y la emoción. Mi madre y mi hermana fueron a la Iglesia y por fin, mi padre llegó a recogerme…

ANA&ALVARO_0202

ANA&ALVARO_0236

ANA&ALVARO_0238

ANA&ALVARO_0233

ANA&ALVARO_0246

Y hasta aquí, sobre mi vestido… El resto de detalles os los contaré en ‘Sobre flores y champagne (II)’…

Feliz semana y feliz fin de septiembre.

(Todas las fotos son de Sara Lobla)

Inspiration

El vestido más importante de mi vida (I)

Hace ahora un año estaba inmersa en mi particular cuenta atrás… Esos días interminables, de alarmas a cada hora, post its en mi maltratada agenda y pruebas con regusto a champán y rosas (manicura, tarjetones, flores y más flores…). Y ahora, doce meses después, tras haberlo vivido, reposado, compartido primero y en primera persona con todos los que había a mi alrededor, me apetece muchísimo compartirlo ‘con el mundo’.

Y como éste es un blog de moda y de cosas bonitas, hablaremos principalmente de lo inevitable;   el vestido, el secreto mejor guardado de la novia. El  más sencillo del mundo, y a la vez, el que más tiempo me costó y más trocitos de mí me llevó.

IMG_5437Para empezar, me resulta imposible encuadrarme en un solo registro. “Yo no me adscribo a ninguna tribu urbana” dice Alvaro con retintín cuando me imita. Pero es verdad, el batiburrillo de ideas que azotaban mi cabeza iban desde el  minimalismo  de Carolyn Bessete o el clasicismo de los vestidos de Alta Costura de Chanel (esos hombros estructurados, el tweed, las perlas) a la tendencia australiana del encaje en clave boho que a la vez conectaba de maravilla con mis raíces sevillanas. En esta vorágine de ideas me sumía cada sábado por la mañana, intentando sacar algo en claro.

De repente un día, entre las miles de revistas, encontré una foto de un modelo de Chus Basaldúa, de sencilla camisa y falda de plumas y sentí un flechazo total.

IMG_5172

Sin pensarlo, pedí cita (el taller estaba en mi misma calle y eso lo consideré una señal) y esa semana me enfundé en el conjunto… pero surgieron las dudas. ¿En serio voy a vestir plumas en pleno Septiembre en Sevilla? Desde luego, no era la mejor de las ideas. ¿Posponer la boda a invierno? Ana se te está yendo la cabeza… Lo descarté, al igual que un modelo similar que encontré en Pronovias. Anoté mentalmente para consolarme: “Esto te quedará mejor con más solera, dentro de 20 años, para tus bodas de plata” Y así, guardé algo decepcionada mi primer recorte nupcial en mi cajita de inspiraciones.

IMG_5114

Tras este primer round y convencida por mis amigas de Madrid que querían una boda con folclore andaluz,  comencé a trabajar en la idea del encaje. Quería quitarle la parte más tradicional, imaginaba algo muy romántico, ajustado, un look años 40 sofisticado…

novia.001

También veía que había una tendencia (recomiendo la web The Lane) del encaje en un estilo más bohemio pero muy romántico y apetecible. ¿Podía encajar?

novia.002

Comencé a enviarle toda esta inspiración a Maruca, del taller Etoile. Una amiga en común me puso en contacto con ella y desde el principio conté con ella para la realización de mi vestido. Maruca, a parte de gusto innato, tiene paciencia infinita y aguantó mis vaivenes de muros de inspiración, retales, fotos y demás.

Con esto, comenzamos a buscar los encajes en Jose María Ruiz y a definir un poco la línea.

novia.003

La cosa estaba empezando a tomar forma así que le pedí a mi madre que viniera a Madrid a ayudarme a elegir la tela definitiva. Decidí que  sería bueno probarme algún vestido ya confeccionado de encaje y aquí fue cuando vino la sorpresa.

No me gustaba en absoluto lo que veia en el espejo. Supongo que los encajes que me probaba no eran tan delicados como los que pensaba escoger, pero desde luego, ésa del reflejo no era yo. O al menos no en mi mejor momento. Quizás estos vestidos se vuelven elegantes en modelos espigadísimas o en princesas, pero en mí no tenían sentido alguno. La idea creativa en la que habíamos trabajado se iba al traste.

Entonces recordé un vestido de Delphine Manivet que me había probado al comienzo, en Love is in the Air. A pesar de que me parecía ideal, lo había descartado porque me parecía más apropiado para una boda en el campo o en la playa que para una misa tradicional en Los Gitanos. En cualquier caso, llevé a mi madre a que lo viera.

YPOLITTE.001

Cuando me lo vio puesto, dijo las palabras mágicas que toda novia espera que se materialicen en la búsqueda del vestido: “Ana, esa eres tú”.  Y sí, tenía toda la razón. Sin embargo, la idea de llevar algo prêt à porter que ya habían llevado o elegido otras personas para su día especial no terminaba de convencerme. De nuevo, salí de allí llena de dudas.

A la mañana siguiente, con todo este caos, nos presentamos en el taller de Maruca y le contamos la situación, las dudas con el encaje, lo bonito que era aquel vestido tan sencillo, lo que me gustaba el lencero pero también las faldas importantes… y por fin, después de horas dandole vueltas, vimos la luz.

Trabajaríamos en un vestido a medida, siguiendo la idea de top lencero y falda, pero haríamos un top más comedido para una ceremonia religiosa y una  falda  con más protagonismo; encaje y drapeado para aunar así todos los elementos que me gustaban. De repente, todo encajaba. Todas las piezas del puzzle se juntaban. Yo siempre he llevado faldas especiales (brocadas, de encaje) con cuerpos súper sencillos, incluso camisetas de algodón, para eventos señalados. Siempre ha sido uno de mis combos favoritos. Así que la idea era 100% yo pero unía todas esas referencias que estaban en mi cabeza.

El complemento final sería la tiara antigua de la familia del novio y una mantilla… Pero aquí también habría sorpresas. Aunque eso ya lo contaré, el caso es que teníamos por donde empezar.

prueba 23junio-15

prueba 23junio-14

prueba 23junio-16

prueba 23junio-3

prueba 23junio-1

prueba 23junio-4

prueba 23junio-5

prueba 23junio-6

prueba 23junio-7

prueba 23junio-8


prueba 23junio-11

prueba 23junio-12

prueba 23junio-13

Las fotos son de Ana Encabo, los bocetos y moodboards son propios.

Inspiration

Las primeras it girls de la historia (I)

Hubo un tiempo anterior a Chiara Ferragni y Olivia Palermo. Antes incluso que Jane Bikin, Audrey Hepburn o Françoise Hardy. Las primeras revolucionarias de la moda se atrevían a llevar pantalones cuando era objeto de mofa, a lucir transparencias y a renunciar al corsé…

Sara Bernhardt 

SarahBernhardt

(1844-1923) Hija de una cortesana y de padre desconocido (aunque los rumores apuntaban al duque de Morny, hermano de Napoleón III) fue una gran actriz francesa de teatro y cine. Se graduó en el Conservatorio en Teatro Francés gracias a los contactos de su padre, e inició su carrera en el escenario rechazando convertirse en cortesana, como proponía su madre.

Tuvo una apasionada relación con el Charles-Joseph Lamoral, príncipe de Ligne, hasta que se quedó embarazada y éste la abandonó. Tras un momentáneo fracaso en el teatro, siguió los pasos de su madre pues no se podía mantener solo con lo que ganaba como actriz. Pero tres años más tarde estrenó, en 1867 debutó en el Teatro del Odéon  Las mujeres sabias (Les femmes sabanees) de Molière y fué ahí cuando su carrera comenzó a despuntar.

Se atrevía incluso con papeles masculinos y fue de las pocas mujeres que osó lucir pantalones. El vestuario de la obra L´Aglion, en la que vestía de hombre, fue diseñado por un  todavía joven Paul Poiret.

Su primera gira, en Inglaterra, fue todo un éxito. Allí Oscar Wilde escribió para ella su obra Salomé. Inglés era también el modisto al que Sarah era asidua: Christian Worth. Se dice que exigía arreglos en todos los modelos que encargaba, para que quedasen siempre a su gusto.

Tras su espectacular éxito en Inglaterra, en 1880 decidió hacer su primera gira americana. El éxito fue total.  También recorrió toda América del Sur, llegando a actuar en Brasil, Perú, Argentina, Chile… En Estados Unidos su éxito era tal que le habilitaron un tren con siete vagones de lujo llamado Sarah Bernhardt Special, que era de uso exclusivo de la actriz. Sus giras le llevaron a Australia y visitó las islas Hawái y las islas Sandwich. Actuó en Egipto y en Turquía, en Europa; Moscú, Berlín, Bucarest, Roma, Atenas…

La estrella del teatro no solo desplegaba su gusto en el escenario, sino también en la vida privada. Fue una de las principales clientes de los modistos de la época. Incluso cuando, más adelante, perdió una pierna, seguía vistiendo de los grandes modistos, y personalizando todos sus modelitos. Murió en 1923. Su entierro fue multitudinario, miles de franceses fueron a verla. Esta enterrada en Père-Lachaise.

Eleonora Duse

eleonora duse

(1858-1924) La actriz más célebre de su época y rival profesional y personal de Sandra Benhardt. Nacio en un vagón de tren y su primer papel lo interpretó a los 4 años ya que sus padres también eran actores. La fama le vino con su primer gran papel; La princesa de Bagdad, de Dumas.

Se casó con Tebaldo Checchi,y tuvo una hija, Enrichetta. En 1885 inició su gira por América del Sur, y entonces su fama traspasó las fronteras. La actriz vestía mostró fidelidad exclusiva al modisto Christian Worht. 

Tras varios amores y crisis personales, volcó su experiencia vital en La Locandiera de Goldoni, en 1909, que resultó ser un gran éxito y tras el cual, abandonó inesperadamente el teatro durante 12 años.

Reapareció ante el público en Turín en 1921 con La dama del mar, negándose a ser maquillada y preocupándose tan sólo de ofrecer  “su verdad interior”. Tras ello reenprendió su vida artística, iniciando otra gira por Norteamérica, donde la sorprendió la muerte en 1924, en Pittsburgh.

Isadora Duncan

isadora duncan

Considerada la creadora de la danza moderna, fue abandonada por su padre a la niñez, y a la temprana edad de 10 años dejó el colegio para ponerse a dar clases de baile por las calles de su barrio. Su madre acompañaba al piano. Yendo a contracorriente , se trasladó a Europa a principios de siglo buscando un futuro mejor. Así, se instaló en Londres y en París.

Su puesta en escena fue revolucionaria y minimalista: apenas algunos tejidos de color azul celeste en lugar de los aparatosos decorados de los montajes conocidos hasta entonces y una túnica vaporosa que dejaba adivinar el cuerpo y entrever las piernas desnudas y los pies descalzos, frente a los vestidos de tutú, zapatillas de punta y medias rosadas de rigor en el ballet clásico. Su vestuario suelto, que no presionaba el cuerpo, constituyó un impulso para el llamado “traje de reforma”.  Isadora bailaba sin maquillaje y con el cabello suelto, mientras que lo habitual en aquella época era maquillarse a conciencia y recogerse el pelo en un moño o coleta.

Isadora fue una de las principales influencias de Madeleine Vionnet, que mientras trabajaba en la Maison Doucet, se inspiró en la bailarina para crear la colección de 1907.

Inspiration, Placeres

Sobre flores y champagne: mi pedida

Recuerdo un halo de tonos rosados, lilas, morados… Bouquets de flores que inundaban mi salón, y copas de vino blanco con hielo para paliar los primeros nervios de la tarde.

Nunca pensé en celebrar una pedida de mano. Parecía no encajar con mi yo más independiente y alternativo. Pero las ganas de celebrar todo lo que traía este año pudieron conmigo…

Al vivir lejos de casa, cada visita a Sevilla se teñía de preparativos y emociones: pruebas en el estudio de maquillaje, visitas a Búcaro (qué importante son las flores, cuantas veces visité a Mercedes…) y gestiones que no acaban pero que siempre dejan buen sabor de boca. Quedadas con amigos y brindis por la gran noticia. Una cadena de emociones y sonrisas en bucle, con el telón de fondo del calor de Sevilla, las listas interminables en mi cuaderno de la novia, y la inevitable cuenta atrás.

IMG_5348

Cuaderno de la Novia de Petite Mafalda.

IMG_5351

IMG_5432

La mañana del día que celebraría mi pedida de mano, tenía cita en Espacio Líbero, dónde Quino Amador se encargaría de probar el maquillaje y Alvaro Torres el peinado.

IMG_7087

Hicimos varias pruebas, siempre con el pelo semirecogido, con ondas desde más informales, a más ‘Hollywoodienses’. En el maquillaje, empezamos por uno más natural hasta ir subiendo el color de los labios…

IMG_7096

IMG_7099

Una de las cosas que más me sorprendió es el efecto increíble que tienen las extensiones de pestañas, así que decidí llevarme el producto Eyelash Formula, para que en esos meses fueran creciendo y haciéndose más fuertes.

Tras unas unas horas de prueba (sí, requiere su tiempo y es mejor descartar todas las ideas que se te pasen por la cabeza para estar segura), volví a casa y ya se me había olvidado la fecha que era… Cuando vi el salón lleno de flores.

IMG_7117Mi familia y amigos supieron escoger mis favoritas; peonías y rosas en todos los tonos rosados, lila y morados, como me gustan.

IMG_7115

Como solo iba a quedarme un fin de semana en Sevilla y no podía cargar de vuelta con todos los ramos de flores, decidí llevarlos al lugar donde celebrábamos la pedida y así disfrutarlos durante más tiempo. 

IMG_7119

Hicimos un cóctel informal en el salón del Real Club Tenis Betis, con la familia más cercana y apenas un par de amigos. Elegí un traje blanco troquelado de Maje y unos salones de Gloria Ortiz. Aproveché el peinado de la mañana y lo cepillé un poco, para que quedará más suelto.

IMG_7181

IMG_4902

IMG_7144

Tras intercambiarnos los regalos oficiales; un solitario de oro blanco y diamante de Suárez y un reloj Tag Heuer, nos dimos la sorpresa ‘extraoficial’…

IMG_7178

Mis esperados y soñados zapatos Haginsi de Manolo Blahnik  en satén azul.. Siempre quise casarme con ellos y mi padre iba a regalármelos…Pero el novio se adelantó.

IMG_7179

Por mi parte, quise sorprender a Alvaro con una semana de ‘kitesurf’ en Tarifa. Este año nuestras vacaciones iban a ser cortas, pues el viaje de novios estaría a la vuelta de la esquina, pero no podíamos pasar un verano sin pisar nuestra amada Tarifa.

IMG_7147

La noche la terminamos en Puerto de Cuba, celebrando con algunos amigos, aunque sin trasnochar demasiado ya que al día siguiente a primera hora yo tenía que seguir trabajando en mi vestido de novia

Pero eso os lo contaré en el siguiente post. Stay tunned….

prueba 23junio-15

Foto de Ana Encabo

 

 

Desfiles

Alexandre Vauthier o toda la inspiración para tu look de fiesta

Ante la duda, él tiene la fórmula del éxito. Alexandre Vauthier y su propuesta de Alta Costura para este verano es pura inspiración para nuestras noches más largas.  Los shorts vaqueros más básicos se unen a camisas o tops cruzados con largas y voluminosas colas. Los jerseys de lana oversize se combinan con delicadas medias de cristal de pequeños topos. Los estilizados salones de toda la vida se colman de femeninos lazos, y la melena suelta se adorna con pendientes extralargos.

alexandre vauthier.001

alexandre vauthier.002

alexandre vauthier.006

El diseñador, que se formó en los talleres de Tierry Mugler, conserva aquellas influencias de una mujer ultrasexy y consciente de su cuerpo.

La colección, aunque no nos encaje a priori con el término costura, al que solemos asociar con bordados, pedrería y altas dosis de complicación, acaba resultando sumamente apetecible y carne de cañón de alfombras rojas, como ya demostró Kendall Jenner llevando su conjunto de top asimétrico y shorts vaqueros en una presentación del Festival de Cannes.

alexandre vauthier.003
alexandre vauthier.004 alexandre vauthier.005

¿Cómo llevarlo? las marcas low cost también tienen propuestas inspiradas en la sofisticación de Vauthier.

alenxandre vauthier.001

Vestido con mangas de farol de Zara; pendientes, de Uterque; camisa asimétrica, de Bershka; shorts vaqueros, de Mango; rouge de Chanel; vestido segunda piel, de Zara; salones con lazo, de Asos; pulsera, de Aristocrazy.

Fotos vía Pinterest y web de Vauthier.

Placeres

Escapadas: Grecia ‘deluxe’

Hace un año recibí un estupendo regalo por parte de cuatro íntimas amigas: una escapada inesperada a Grecia. Prefiero llamarlo escapada a despedida de soltera porque, en este caso, no hubo disfraces ni coronas de flores ni retos o pruebas. Tampoco nos estábamos despidiendo de nada porque, gracias a Dios, nos encanta celebrar y viajar juntas. Lo que sí hubo es mucha dedicación, muchos sitios escogidos a sabiendas de que gozaría con las vistas, con la comida, con el olor… Y ahora que hace un año de ese pequeño gran viaje, no puedo dejar de compartir las experiencias que viví. Recomendaciones incluidas.

IMG_6335

Atenas fue una casualidad, no estaba en nuestro plan de viaje pues íbamos flechadas a las islas, pero el destino y la huelga de ferries quiso que nos quedáramos un par de días en la ciudad. Y bendita casualidad, porque lo cierto es que tras unas horas de caos y reorganización, encontramos un decadente pero lujoso hotel (lujo de vieja escuela, insisto), cuya terraza con vistas compensó todo lo demás. Aquí hicimos  nuestra primera parada: un aperitivo contemplando el atardecer sobre la Acrópolis.

IMG_6482

Esa primera noche cenamos en una taverna auténtica donde las flores trepaban por las paredes y sonaba la música local (el rebético, que suena un poco a blues, tango y flamenco). A pleno aire libre, después de comer vino la inevitable invitación a participar en el baile espontáneo que allí tenía lugar. Una inmersión automática a la fiesta griega.

Por la mañana, tras un largo desayuno con vistas, ya estábamos preparadas para descubrir las maravillas del mundo clásico.

atenas.001 atenas.002

En nuestra segunda noche decidimos dejar el folclore y subir la dosis de sofisticación, así que reservamos en  Strofi Tavern (Rovertou Galli 25), donde las vistas y una especie de kebab ilustrado te quitan el sentido (las influencias turcas de la cocina griega son evidentes y exquisitas).

Aquí descubrimos la bebida que nos acompañaría ya en todas nuestras sobremesas: el Maskita; un licor dulce que funciona como digestivo y se toma muy frío acompañando postres como el backlava (pastel de nueces trituradas). Este ‘combo’ nos creó adicción.stroffi tavern.003

La noche en Atenas nos sorprendió, después de nuestra primera velada un poco kisch (estuvimos bailando en una terraza donde la música nos recordaba al Operación Triunfo del 2000, en versión griega ), decidimos investigar algo más, y descubrimos una especie de antro clandestino súper cool donde una amable relaciones públicas nos cedió un reservado solo para nosotras. Aquí llegamos directas en taxi y entramos, sin querer, por la puerta trasera de un callejón, así que manteniendo el secreto no os puedo decir ni el nombre ni la ubicación.

IMG_6613

Una vez agotado nuestro tiempo en Atenas, llegaba el momento de por fin aterrizar en las islas. Aquí no os voy a contar nada que no sepáis. Santorini es un paraíso en la tierra, donde  contrasta el color de su tierra volcánica y sus acantilados con las luminosas casas blancas de tejados azules. El taxi que nos llevo hasta nuestro hotel iba surcando la curvas de la carretera y yo luchaba por mantener mi vértigo a raya. Pero la sensación de cosquilleo que me provocaba el abismo se desvaneció al bajar del coche y ver el espectacular atardecer sobre el mar Egeo.

IMG_6499

IMG_6517

Nuestra base de operaciones; Thermes Villa Luxury & Spa, unas villas de tres plantas con piscina privada y vistas al mar desde todas sus habitaciones, además de todo tipo de servicios de lujo (transporte en helicóptero a las islas, desayuno en la terraza, tratamientos de belleza…)

IMG_6443

Hacer yoga, darse un baño, o tomarse una copa… Todo parecía más poético y apetecible con esta puesta de sol de fondo.

IMG_6475

IMG_6540

IMG_6495

Si el atardecer es una belleza, la mañana tiene una luz espectacular, el azul del mar, el blanco de las casas y  os altos acantilados forman una preciosa e instagrameable mezcla.

nuestras villas.002El desayuno desde nuestra villa era un sueño hecho realidad.

IMG_6532
IMG_6450

Fira es la localidad principal de Santorini, su concurrido dentro donde en verano es casi imposible caminar. Pero estábamos de suerte, ya que aún no era temporada alta.
IMG_6586

fira.001

IMG_6410

Como todas amamos los animales, fuimos incapaz de subir en burrito, así que… ¡hicimos el camino con ellos! Bajamos hasta el puerto a pie y luego subimos en teleférico. Es un largo paseo y no sé si os lo recomiendo pero como tantas otras cosas… ¡surgió así!

burritos.001

IMG_6534

Las tiendas locales (cuanto más escondidas mejor) están llenas de encanto. Hay mucha joyería pero lo más apetecible eran las piezas de plata y piedras turquesas.

IMG_6431

Sin título.001

Por la tarde, es casi obligatorio acercarse a Oia para disfrutar de su magnífico atardecer, los rosas y anaranjados del cielo se funden con el azul cerúleo del agua, y ves como los barcos se hacen más y más pequeños mientras se diluyen en el horizonte. Si además lo disfrutas desde una de sus terrazas más famosas, como hicimos nosotras en Pelekanos (Nikolaou Nomikou, Oía) entonces el momento se graba en tu memoria para siempre.

IMG_6541

IMG_6529

chinita.001

Al final, la esencia más auténtica del archipiélago está fuera de ruta: cualquier pueblo pequeño merece una visita porque Grecia es bonita siempre y  en cuanto sales del recorrido establecido te encuentras con plazoletas colmadas de buganvillas, donde beber un vino blanco al son algún bohemio tocando la mandolina y, entonces, piensas ¡Grecia era esto!.

Asi lo hicimos nuestro último día, sin pretenderlo y por casualidad, cuando dejamos la villa y el taxi y nos fuimos caminando hasta el centro de Megalochori.

 

megalochori.001Tips de viaje

Acomodación: Thermes Villas Luxury & Spa. 

Dónde comer: en Athenas,Strofi Tavern (Rovertou Galli 25). En Oia,Pelekanos (Nikolaou Nomikou, Oía)

Shopping: Mary Katrantzou, diseñadora griega conocida por sus vistosísismos estampados. Cosmética Korres, productos naturales griegos. El barrio de Kolonkai, en Atenas, está lleno de terrazas y tiendas de diseñadores.

Categorías

The Three of Us

últimos Posts

Comentarios recientes

Archivos

Meta

Subscribe & Follow