The Three of Us

Falda fifties y un vermut

Se ha convertido en uno de mis momentos favoritos…siempre lo fue, pero ahora está muy bien visto y además, de moda. Incluso ha desbancado en planes al sonado brunch. Salir a tomar el aperitivo del mediodía los sábados y domingos es uno de los grandes placeres madrileños. Martini, vermut,  bitter…o la clásica caña, cualquier cosa nos vale con tal de que esté fría y nos permita saborear ese rato de dolce far niente mientras ojeamos el periódico y nos recreamos en la promesa de todo un día por delante.

Para un plan tan castizo y a la vez tan cool, una prenda algo retro que viene muy nueva y en múltiples versiones. La falda fifties, esa que sobrepasa el largo de la rodilla y llega casi al tobillo, con un ligero vuelo y siempre femenina. Nos recuerda al esplendor fashion de los cincuenta pero nos gusta en sus nuevas formas modernizadas; en piel, tableada, o a modo pantalón culotte. Bien llevada, es una apuesta segura por la elegancia. Y una siempre debe ir elegante a tomar el aperitivo.

LOOK 9-4

LOOK 9-1

LOOK 9-6

 LOOK 9-7

LOOK 9-8

LOOK 9-9

LOOK 9-10

LOOK 9-14

LOOK 9-15

LOOK 9-16

LOOK 9-17

LOOK 9-18

LOOK 9-19

LOOK 9-20

LOOK 9-21

LOOK 9-22

LOOK 9-23

LOOK 9-26

LOOK 9-29

 Patri lleva sandalias de Zara, jersey básico de punto de Massimo Dutti, colgante vintage, anillo de Aristocrazy, falda pantalón de Max & Co y bolso de Zara.

Yo llevo camiseta básica de Mango, falda de polipiel tableada de Zara, bolsito de Pertegaz, anillo vintage con piedra de corindon rubí y oro, perteneciente a la madre de Ana Encabo. El reloj es de Casio y los pendientes de doble perla son de Haute Pursuit. Salones nude de Lodi y chaqueta vaquera de Zara.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply