Browsing Category

Gente Cool

Gente Cool, Placeres

¡Felices 30, ELLE!

Somos contemporáneos; desde que tengo uso de razón he visto esas icónicas letras en el revistero, en la habitación de mi madre, en el sofá…He recortado sus vestidos y he copiado sus maquillajes, he guardado direcciones y he imaginado países lejanos, he querido ser modelo, diseñadora, periodista y todo a la vez. Y es que ELLE, lleva 30 años haciéndome y haciéndonos soñar, trayéndonos la mejor moda y dandole seriedad a lo frívolo y humor a todo lo demás.

 La ocasión lo merecía y la revista ha querido celebrar una gran fiesta para reunir a todos aquellos que han contribuido a su gran trayectoria. El miércoles pasado, rozando las nueve de la noche y salvando los imprevistos de última hora, el Círculo de Bellas Artes de Madrid se vestía con sus mejores galas para festejar la moda.

Sientendome una auténtica privilegiada al estar invitada (no solo por el fiestón y por estar rodeada de gente guapa, sino porque realmente la revista ha sido parte de mi vida e impulso de mi carrera) quería elegir un look que no fuera anodino y transmitiera mi personalidad, pero al mismo tiempo, no podía competir en estilo con grandes de la moda como Olivia Palermo o Eva Herzigova (ahí es nada) que llevarían prendas de Alta Costura.

Así que tiré de recursos y opté por chequear mi lista de webs nicho y firmas rarunas. Encontré este tesoro de chaqueta, cuyo precedente de Alberta Ferretti ya se había agotado en todas partes. Un modelo off shoulder de la marca Curriculum (web canadiense de diseñadores noveles independientes)  con grandes botones dorados y cierto estilo ochenteno. La combiné con pantalones de volantes de Zara , salones de Gloria Ortiz y joyas vintage. Del maquillaje y pelo se encargo Angela Blanco, amiga y compañera con la que pasé un buen rato mientras me pulía este look femme fatal; cabello con efecto wet hacia atrás, labios marcados y grandes pestañas.


IMG_9498Angela dando los toques finales a mi peinado

IMG_9505

IMG_9526IMG_9544La noche comenzó con la entrega de premios ELLE Style Awards; seguida de un animado y muy concurrido cocktail y fiesta hasta que el cuerpo aguantara. Los premiados fueron:

Gwynet Paltrow como Icono ELLE, que lanzó un espontáneo “Viva la madre que me parió”

_55a1592_1

Lapo Elkan como Icono Emprendedor, que dedicó el premio a su equipo y a su país, y lo hizo en Castellano.

lapo2

Inés Sastre como Modelo Icónica, vestida por Roberto Diz.

art_4962

Jorge Vázquez como Diseñador Español

jorge vazquez

Eva Herzigova como Icono Beauty. Eva son palabras mayores, con su vestido de Dior y su look retro parecía flotar en el aire.

art_5615_1

Elisabeth Hurley como Icono Comprometido por su lucha contra el cáncer de mama. Lució un vestido de Marchesa que destacaba su espectacular figura. Su discurso fue el más inspirador.

art_5657_1

Narciso Rodriguez como Diseñador Icónico Internacional

narciso

Olivia Palermo como Icono del Estilo. Reconozco que, a pesar de que Olivia también me parece el paradigma del estilo y la sofisticación, no lució su mejor outfit esa noche.

art_4796

Y por último, Raphael fue premiado como Icono Musical

raphael

Otras invitadas no premiadas pero muy elegantes, fueron:

art_5070Laura Sanchez, de Roberto Diz.

art_5247Ana Fernández, de Vicky Martin Berrocal y su nueva línea Victoria

art_4744Ana Albadalejo, de Antonio García

art_5296Mayte de la Iglesia de Marcos Luengo

art_5576Margarita Vargas de Jorge Vazquez

art_4437Sara Carbonero de Andrew Gn

La fiesta continuó hasta bien entrada la madrugada y los invitados pudieron disfrutar de la Goodie Bag, una bolsa llena de cosméticos de primeras marcas. Un final perfecto para cerrar una noche de ensueño.

IMG_9548

 Fotos propias y fotos vía Pinterest

Gente Cool, Inspiration

La musa de Proust

“No me pongo nada que no esté diseñado por mí o para mí”-afirmaba la condesa de Greffulhe- sabia declaración que he decidido aplicar a partir de ahora (si no lo hacía ya) a mi armario.

Marie Anatole Louise Élisabeth de Caraman-Chimay (1860-1952) fue una bella aristócrata que protagonizó las fiestas más selectas de la Belle Époque parisina. Una it girl legendaria y previa a todas nuestras actuales mediáticas instagrammers que recorría los salones de Saint Germain en su época dorada. Ella prefería parecer bizarra antes que vulgar, proyectaba su personalidad a través de sus vestidos y  lucía sin miedo los diseños más innovadores de su tiempo.

El año pasado, el Palais Galliera con Olivier Saillard al frente, decidió dedicarle una retrospectiva (La Mode Retrouvé ) que ahora el Fashion Institute of Technology acerca a sus neoyorquinos. La musa de Proust es el nombre que recibe la exposición, en honor al papel que desempeñaba la condesa como fuente de inspiración para el escritor. Ella sugirió el personaje de Oriane, Madame Germantes, en la obra En busca del tiempo perdido (Proust, 1913). En su novela, Marcel traduce sus experiencias vitales del transcurso de toda una vida (sociales, amorosas  pero también artísticas y referentes a la moda) para poder llegar a entender el misterio del tiempo.  Muchas personas le habían influido pero nadie tanto como la condesa de Greffulhe. Ella, al igual que su alter ego en la obra literaria de Proust, representó la figura de la aristocracia como obra de arte.

En la exposición pueden disfrutarse, entre otros, el famoso Lily Dress, firmado por Charles Worth (primer diseñador de la historia) en cuyo diseño y ornamento participó activamente la condesa. El corte sirena era inusual para la época , pero tremendamente favorecedor. Los lirios que bordan generosamente el vestido hacían referencia al poema de su tío, el dandy, poeta y conde Robert de Montesquiou.

29742202562_9d200c63b0_o

Otra joya de la costura es el modelo de la Maison Soinard en rosa empolvado, uno de sus colores favoritos. También tenía predilección por el lila, que colorea de forma desvaída el vestido de Worth que lució en Mayo de 1894 en la fiesta de su tío Robert. Más tarde, contagiaría su amor por el rosa y el malva al personaje Odette, que también aparece en En busca del tiempo perdido como “la mujer de rosa”

29562584300_ff29767e1c_o

Durante su visista a París en 1896, el zar de Rusia Nicolas II, le regaló a la condesa una bata bordada procedente de Bujará (Ciudad en Uzbekistán), que ella transformó en lujosa capa de noche.

La apreciamos en la fotografía inferior, junto al vestido que lució en la boda de su hija Elaine, en 1904, diseñado por Paul Poiret.

29562584530_de19cf9435_o

Otra pieza espectacular es el vestido de satén verde y bordados en azul pavo, fechado en 1879 y por el que la condesa tenía predilección porque afirmaba que resaltaba su increíble melena pelirroja.

29562584460_f05e79f63d_o

29229398353_2761857c11_o

29562584350_ed08bac9ab_o

29855810855_03dd5c3dbc_o

29856945102_cec19690dd_o

29856945172_9f6a89d4f0_o

Elisabeth apoyó las artes y el ballet ruso y desarrolló un gusto importante por los orientalismos, propio de la época, luciendo modelos con motivos exóticos de Fortuny y Babani. Incluso cuando envejeció, siguió llevando diseños de los couturiers más innovadores.

29936751166_06f1873745_o

¿Qué hubiera llevado la Condesa hoy? Seguro que le gustaría la estética decadente de Gucci, los bolsos extravagantes, las joyas surrealistas y los zapatos de estética victoriana. Aquí tenéis el shopping de lujo, inspirado en ella.

Diapositiva1

Vestido de Gucci , bolso de Dolce Gabbana, zapatos de Valentino , abrigo de Gucci  y pañuelo de Dolce Gabbana

 

 

Diapositiva2

Vestido con semitransparencias, de Chloé. Botas con lazada de Valentino. Bolso de Fendi , cinturón de Tom Ford y sombrero de Eugenia Kim.

Diapositiva3

Vestido de Alexander Mcqueen , sandalias de Gucci, estola de Fendi   y clutch de Gucci 

Diapositiva4

 

Vestido de Dolce & Gabbana , tocado de Philip Treacy , sandalias de Louboutin , clutch de Burberry y  pendiente de Delfina Delettrez

Si queréis saber más, mañana a las 12.00 en el programa Victoria Station, hablaremos más sobre este personaje.

Gente Cool, Placeres

Ultimos días para ver a Bettina

Siempre he dicho que debería ser obligatorio ir a París al menos una vez al mes. No hay mejor alimento para el alma (un alma soñadora como la mía) que visitar la ciudad de la luz de vez en cuando. Porque aunque estemos sumidos en plena cuesta de Enero, escaparse un par de días puede ser un antídoto perfecto contra la apatía propia de los días más fríos del invierno.

Me gusta peregrinar a las ciudades en busca de la última exposición de moda. Me hace sentir como si estuviera empapándome poquito a poquito, viaje a viaje, de todo lo que siempre he querido saber. Y ahora mismo haría mi maleta express y me pillaría un vuelo a París para ver la exposición de Bettina en la Galería Azzedine Alaïa que termina este 11 de enero (Galería Azzedine Alaïa 18 rue de la Verrerie).
bettina rostro
Bettina fue una bella modelo de los cincuenta, un perfil perfecto y elegante, una cintura de avispa, un porte aristocrático, la maniquí más fotografiada de Francia. Simone Micheline Bodin (1925) fue rebautizada por el diseñador Jacques Fath con este apodo con el que siempre se la conocería.
bettina

 A pesar de su metro sesenta y cinco, fue una de las primeras supermodelos del siglo XX, cuando aún las tops no eran tales y tuvo el glamouroso destino de casarse con un principe,el pakistaní Ali Khan cuando aún no se hablaba del fenómeno celebrity.

 bettina2
Se pudo permitir rechazar al mismísimo Christian Dior y se convirtió en musa de uno de los más grandes; Hubert de Givenchy. En la retrospectiva del diseñador en el museo Thyssen de Madrid se expone la blusa Bettina (1952) convertida en pieza icónica de la historia de la moda y dedicada e inspirada en la modelo.
bettina blusa
La exposición  Bettina, que terminará en unos días, le rinde homenaje a través de los fotógrafos más emblemáticos que la retrataron; Irving Penn, Cartier-Bresson o Robert Doisneau.

La legendaria modelo afirma a sus 89 años de edad mantener la misma pasión e interés por la moda que entonces aunque encuentra que las modelos de hoy en día son “demasiado delgadas” y que en aquellos años eran más voluptuosas. Sin duda. Bettina tuvo la suerte de vivir los años de esplendor de la Alta Costura y el reinado de la elegancia, esa elegancia que ella misma conserva perfectamente en su vestido negro de Alaïa.